martes, 3 de julio de 2007

Microcuentos (V)

Alicia
- La niña está loca. ¡Loca! - gritó el hombre. - Es sólo hija tuya, así que, ¡Cuídala tu! - exclamó antes de dar el portazo final. Ella, queriendo olvidar su culpa, tomó demasiadas pastillas. En mitad de la noche, la niña, de ojos azules y dorados rizos, le dijo a la puerta:
- Quiero salir a jugar. ¿Me dejas?
Y la puerta, cómplice, se abrió sin hacer ruido.



Dolor (homenaje a una relato de Rebeca Le Rumeur)
Llegado de un planeta distante, tomó el cuerpo de un hombre grande, de ojos verdes y oscura piel. Desbordado por el mundo, sintió el rechazo, el miedo, la soledad, la incomprensión, el corazón.
- Me duele aquí - dijo a una abogada, a un taxista, a una hermosa chica de pelo rojo que pasaba, siempre señalándose el corazón.
Algún día lo entenderé, se dijo.

Oráculo
- Tengo todas las respuestas - dijo la mujer anciana, en la choza repleta de objetos exóticos - Si estas dispuesto a pagar el precio, responderé a cualquier pregunta.
- Empezaré con una fácil - dijo él, pues traía muchos camellos cargados de oro - ¿Cuándo moriré?
- Hoy - dijo ella, haciendo una imperceptible señal al asesino.

Perséfone (homenaje a un relato de Carmen Moreno)
Rodeada de muertos, esperaba a que llegara su amor. O su oportunidad. Hacía tanto tiempo que no contemplaba los dorados campos bajo el sol, que siempre se preguntaba si las historias que contaba eran reales. O si ella estaba viva.

Súcubo (homenaje a un relato de Lara Moreno)
La conoció cuando ella se agachaba a recoger algo, y se detuvo a admirar sus formas perfectas. Su presencia era femenina, felina y fatal. No entendía como podía, una y otra vez, compartir su cama, sus fantasías, con ella.
- Concéntrate en ti mismo - comentó ella con sonrisa sabia y traviesa - Cuando cumplas todos tus deseos, entrarás en el nirvana, y no necesitarás nada más.

5 comentarios:

Microalgo dijo...

Cuando tenga un tocho de ellos... reúnalos, a ver si los edita!!

(Al menos un ejemplar ya lo tiene vendido).

Abrazotes!!

Y a ver si cumple su amenaza de bajar por acá... ¡No hay! ¡No hay!

Anónimo dijo...

dos

Microalgo dijo...

¿Ve?

Hay autores supuestamente consagrados en españa que no pueden alardear de vender dos ejemplares de sus libros, y en cambio ya ve Usted...

anánimo dijo...

pues que sean tres

NáN dijo...

Y voto por el de Alicia. Dentro de los de hoy.