miércoles, 30 de mayo de 2007

La ciudad en Invierno (Elvira Navarro)

Ayer, debido a un cuadro del cual hablaré otro día, me hablaron de esta autora. Que acaba de sacar un libro y tal. Y puesto que me lo recomendaron, yo lo compre, y me lo leí.

Lo primero avisar que yo no sé de literatura. Solo leo. A veces me pierdo en los significados y no veo las sutiles metáforas que a otros encantan. Tengo amigos mucho mas sabios en estas lides, y desde ya disculpas a la autora si me perdí algo importante.

Datos por delante: La ciudad en Invierno, Elvira Navarro, Caballo de Troya (Random House Mondadori), primera edición Marzo del 2007. 106 paginas. Unos 12 euros en la FNAC





Ayer leí el libro. Lo cerré. Me plantee lo que habían visto mis ojos e imaginado mi mente. Y como todavía no me lo creía, tuve que volver a leerlo. Y seguían allí.

El libro es directo, claro y cortante como un cristal roto. Narra (por decirlo de alguna forma) cuatro momentos en la vida de una chica llamada Clara. Los que esperan ombliguismos o algo que simplemente entretenga que cambien de libro. Este es muy duro. De los que te da un cierto nerviosismo leer. De los extraños para la mente acomodada en las series de televisión, pues presenta situaciones que no extrañas dejan de ser improbables . Hay daño, hay dolor, hay violencia, hay sexo descarnado (los pornógrafos que busquen en otro sitio) y tampoco hay muchas respuestas, porque a veces las cosas no tiene respuestas. Con letra clara, sin ningún exceso de prosa, sencilla, tranquila, precisa, la autora avanza en la vida de Clara, criatura de grandes impulsos, muy sensible (que no quiere decir tierna) y que a veces razona (a su modo).

Hace un tiempo la verdad, no habría entendido mucho este libro. Me faltaba experiencia en sentir las cosas de forma profunda. Ahora, al menos creo poder entenderlo un poco. Lo que hace sentir las cosas de otra forma. Ver las cosas de otro modo. La soledad de aquel que no comparte la realidad con los demás, porque no son la misma, aunque coincidan tiempo y espacio. Clara comete los errores humanos: promete amar porque se lo mandan, se asusta ante un juego que ha pasado a mucho más, miente por "parecer" o "no parecer", busca el amor cuando ya, en realidad, no puede sentirlo. Pero sus actos serían monstruosos si los leyeras en la paginas de cualquier diario.

De esos libros que, desde luego, te hacen pensar. Y volver a mirar la realidad, a ver si te has perdido algo que antes no percibías. Es un buen libro. Está muy bien escrito, es claro, mueve al alma. Te deja la sensación, ligeramente aterradora, de que algo malo está siempre pasando a tu lado, y no te das cuenta. Y de que hay gente que es muy sensible a eso que tu no percibes.

Si lees para sentir cosas nuevas, léelo. Si lees para pasártelo bien, entonces no.

Extraño, duro, inquietante, triste, pero un gran libro.

ADENDA: Justo he encontrado una frase de Yukio Mishima que consigue expresar eso para lo que no encontraba palabras exactas:

La literatura auténtica nos muestra con dureza y sin el menor eufemismo el horrible destino que pesa sobre el ser humano. Pero no lo hace mediante el recurso de provocar un estremecimiento de temor como en la «casa de los espíritus» de los jardines de infancia. La literatura no utiliza trucos similares, sino maravillosas frases y descripciones, que arrebatan el espíritu, por medio de las cuales nos revela que la vida humana no tiene significado alguno y que en el hombre se oculta una maldad que jamás será perdonada.

6 comentarios:

Carmen dijo...

Pues me has convencido... Lo voy a buscar y, en cuanto termine los dos que tengo pendientes, voy a por él. Y mira que últimamente soy reticente a la hora de leer literatura que no sea clásica. He perdido últimamente demasiado tiempo leyendo cosas que al final me han dejado fría, y he optado por leer lo que ya ha consagrado el tiempo.

Microalgo dijo...

Hum. La literatura auténtica nos puede contar otras cosas aparte de lo que nos dice Mishima. Quien diga que El Señor de los Anillos no es literatura auténtica, para mi entender se equivoca.

Peter dijo...

Ciertamente la Literatura autentica pueden ser muchas cosas (me encanta el señor de los anillos).

Me gusta la cita de Mishima para este libro porque cuando lo acabé me pregunte que pasaba con aquel libro. No había "disfrutado" con esa lectura. No me había reído, no me había alegrado. No me gustaba lo que había pasado, ni la protagonista, ni los hechos. Pero quedaba algo pendiente. Y eso es lo que expresa esa cita. El libro es auténtico por esa característica. No tiene porque ser la única característica para que un libro sea auténtico. Hay más. La literatura es muchas cosas.

Anónimo dijo...

Gracias por la reseña, Lector Errante.
Un abrazo:
Elvira N.

Peter dijo...

Gracias a ti por leerla, Elvira. Muy honrados con su presencia.

Alba dijo...

Lo buscaré.
Y lo leeré.