lunes, 4 de junio de 2007

Tradición


Ayer estuve en la romería de mi pueblo. Es algo muy sencillo. Se reúne la gente del pueblo a la nueve de la mañana del domingo. Todo el pueblo sale en procesión hasta la Iglesia de la virgen, situada a un de kilómetros de caminata, mientras cantan letanías y se reza el rosario. Hay trajes regionales, y flores, y banderas y esas cosas. Pero es algo sobrio. Mesurado. Nadie llora de pena ni grita de alegría. Los cantos se suceden tranquilamente y en orden, y de la misma forma que se desgranan cantando las avemarías del rosario. Una vez allí, se escucha misa. Luego se almuerza chorizo, pan y queso. Además de vino y refrescos, todo gentileza del ayuntamiento del pueblo. Dos horas más tarde, vuelve a salir la procesión hasta el pueblo. A las dos de la tarde, todo ha acabado.

Mientras caminaba hacia el santuario, cantando letanías con los pájaros piando de fondo, recordé que ese es el único día que suelo pasar por mi pueblo. El paisaje es maravilloso, y es un lugar turístico perfecto para los amantes de la montaña. A pesar de ello, no paso más de dos días al año en mi pueblo. Pero todos los años, voy a la romería. Y como yo, mucha gente que está ligada de algún modo a ese pueblo, camina este día. ¿Devoción? En algunos casos sí, pero también van otros habitantes del pueblo que no pisan la iglesia ni durante ese día. Tampoco cantan las letanías. Pero caminan.

Algunas cosas cambian (los antiguos monaguillos son ahora monaguillas, y lo que antes se cantaba a viva voz ahora usa megáfono). Pero la tradición continua. Se hace desde siempre. Se canta desde siempre. Y todavía, todos los años, se me eriza el pelo cuando cantamos el "Adiós, Reina del Cielo" que cierra la vuelta, y que hace acabar la magia de ese día. Un día que objetivamente, solo se camina, se canta y se come. Soso. Serio. Suena hasta aburrido.

Pero es, con diferencia, es el día más bonito del año en el pueblo. Mejor que las Fiestas, que Reyes o que el día de Mercado. Los que caminan lo saben. Y volverán, año tras año, a caminar.

2 comentarios:

Microalgo dijo...

Uuuuh, qué poco soy yo de romerías, y menos de letanías...

Peter dijo...

Esto no es una romería. Es otra cosa, no se explicarlo. Tu vente de romería para Madrid, pero sin rezos. Ya encontraremos algo que te interese.