sábado, 9 de junio de 2007

Mira Como Tiemblo

Hay momentos en la vida en las cosas cambian. No, no se abren los cielos y un rayo de luz se posa sobre ti. Hará cosa de medio año, veo en retroceso que mi vida empezó a cambiar al recibir esta canción. Me la envió la dama de Gondal. Desde luego, al escucharla pensé que era preciosa, pero no temblaron los mares y los terremotos horadaron la tierra.

Pero con esta canción empezó un nuevo pedazo de mi vida. Uno que todavía está en proceso, y no se como (o si) acabará. Un mundo de cantautores, artistas, microalgas sabias, grandes filósofos (con hermosas teterías) que enseñan a leer poesía, una Lola que se va a todos los países, pintoras, poetas, mares, playas, bares, cultura, arte, amor, humor y muchas cosas mas. Un mundo que no conocía, y ahora disfruto.





Mira Cómo Tiemblo

Yo que subí el Himalaya en dos horas montado de un gran caracol
y lo bajé al trotecito silbando bajito así como si nada
yo que he toreado en las Ventas cuatro dinosaurios al rayo del sol
y por la noche nos fuimos borrachos perdidos los cinco de fiesta
yo que bajé al infierno en bicicleta
yo que bailé con el diablo un rock and roll.

Yo que fui reina de Egipto y en leche de cabra solía bañarme,
Yo que he emigrado a la luna y bailado desnuda en medio de Plutón.
Yo que he sido Dulcinea y los trovadores solían cantarme,
Que te ofrecí la manzana y en una semana te di el corazón.
Yo, que bordé una bandera en Granada,
Yo, que besé a Peter Pan, en el balcón...

Mira cómo tiemblo dentro de tu abrazo
y húmedo de vos a la intemperie
me derribo y pierdo todo lo ganado
tan pequeño voy de mi canción... a tu beso.

Yo que de un salto al vacío llegué sin rasparme al centro de la tierra,
y en la mitad del camino crucé a Julio Verne cansado de andar.
Yo que en la cancha de Boca enseñé a Maradona a jugar con la izquierda,
yo que de ojitos cerrados vencí a Bonavena en el Luna Park.
Yo que inventé la palabra fortaleza,
yo que escapé nadando de Alcatraz.

Yo que no soy sexo débil y juro por Dios que tampoco costilla,
Yo la octava maravilla y la madre tierra que te vio nacer.
Yo que viví en el Parnaso y llegado el ocaso crucé a la otra orilla.
Yo que he inventado la suerte y como Gloria Fuertes no quise crecer.
Yo, que volé y fui luna en tu ventana.
Yo que reiné favorita en el harén.

Mira cómo tiemblo dentro de tu abrazo
y húmedo de vos a la intemperie
me derribo y pierdo todo lo ganado
tan pequeño voy de mi canción... a tu beso.

Yo que me voy por las noches a cantar baladas en los cementerios
siempre hay algún que otro muerto que me hace un corito y se pone a bailar
yo que pescando en el río atrapé una ballena con un Pinocho dentro
yo que sin polvo de estrellas volé a los confines de Nunca Jamás.
Yo, que dicté a Moisés los mandamientos
Yo que burlé las leyes del azar.

Mira como tiemblo dentro de tu abrazo
y húmedo de vos a la intemperie
me derribo y pierdo todo lo ganado
tan pequeño voy de mi canción... a tu beso.


Fede Comín & Elena Bugedo.

7 comentarios:

Alba dijo...

Yo sabía que siguiendo una estrella, llegaría a un buen sitio.
Y aquí estoy.
Siempre he dicho que el arte y la creación se parecen un poco a temblar si alguien me pregunta.....
cómo se llora?
cómo se tiembla?
cómo se crea?
Sintiéndolo

Te visitaré a menudo, porque me gusta la estela que deja tu estrella.

Tu mano dibujando en el aire
era capaz de ponerle colores
al espacio vacío que se llenaba
con la luz de la estrella brillante.

Cuida bien tus estrellas, mujer
cuida bien tus estrellas,

Silvio Rodriguez

Hombre o mujer cuidemos bien nuestras estrellas.
Un abrazo.
Ahhhhh me encanta inaugurar esta entrada

Peter dijo...

Sé bienvenida, Alba, a este pequeño Nunca Jamás. Siempre me hago la pregunta de como la gente puede crear comentarios así, largos y bonitos. Yo soy minimalista y torpe. Disfruta de lo poco que ofrezco. Microcuentos los miércoles, tonterías el resto de los días. Gracias por inaugurar.

NáN dijo...

Muchas gracias Peter, por poner la canción. ¿La tenías tú? ¿Y sabes colocar ahí algo que tengas tú? Tienes que enseñarme, entonces.

Me alegro mucho de tu presencia virtual.

Microalgo dijo...

Me encanta haberos pasado el conocimiento de Elena y Comín. Es como un buen manjar: si te gusta, hay que darlo a conocer a los amigos.

Por cierto, Alba... Ya no le doy tanto, pero en tiempos yo era capaz de tocar (sin mirar un papelito) más de cien canciones de Silvio Rodríguez. Y no conozco esa. ¿De qué disco?

Alba dijo...

Con permiso de Peter....
No la conoces?
Es Judit, y aparece en el nuevo disco "Erase que se era"

http://www.trovadores.net/nd.php?NM=974
Una pregunta.....
Porque no puedo entrar en tu zona ffffffffótica.
Saludos

Peter dijo...

Alba.. para dejar comentarios no es necesario pedir permiso. Tu escribe lo que quieras/se te ocurra.

Una canción preciosa, la de Silvio. Y esa, la verdad, no la (re)conocía. (Y eso que tengo todos los discos y hasta alguna inédita)

Anónimo dijo...

Pretencioso.Absolutamente pretencioso a lo largo de todos los relatos expuestos. En todos se lee un "quiero y no puedo" convenientemente loado por sus colegas,minimamente superiores a ud.Deje de perder el tiempo pretendiendo ser interesante y dediquese a leer ,pues lo necesita tanto como el respirar.