martes, 5 de junio de 2007

Microcuentos (I)


Blancanieves
Harta de cuidar soltera a niños que no querían emanciparse, buscó a un hombre de familia rica, casándose con su padre.

Flexibilidad
En agitada rueda de prensa por su enésimo éxito, el actor vio a Melpómene en brazos de otro. "Me retiro" respondió a la prensa, sin perder la falsa sonrisa.

Hiroshima
Esa mañana de agosto, la niña miraba la ciudad. Una breve luz, y todos miraban la ciudad. La ciudad ya no estaba. Ellos, tampoco.

Perfección
Por azar cósmico, ante un reducido público, cantó la melodía perfecta. Ahora vive retirado, con los demás, en una institución para sordos. Oyendo sólo ruidos.

Vacío
Calentado por un fuego fortuito, intentó mantenerlo, pero no sabía de vientos o humedades. Se sacó el corazón y engarzó allí la última brasa. Ahora tiene frío, y su corazón duele y brilla.

4 comentarios:

Microalgo dijo...

Ops.

¿Son suyos?

Son magníficos, en todo caso. ¿Cómo puedo citarlos? Es decir, si son suyos, ¿cómo quiere que los cite?

Magníficos, repito.

Peter dijo...

Si, señor, son míos. Gracias, me hace mucha ilusión que te gusten. Citalos como te venga en gana ^_^. Peter vale.

Carmen dijo...

Me encantan! Directamente ha sido un rato maravilloso el pasado aquí viendo como los textos eran las palabras del titular. mmmmm, qué bien!

Microalgo dijo...

Pues copypasteados quedan en mi listado de citas, a la espera de ser utilizados. He preferido anotarlos bajo autoría de su nombre y sus dos apellidos, si no le importa.